Envia la página a tus amigos
EL CIRCULO SECUENCIAL
POEMA II

La simpleza
de las ventanas
se hizo patente,
las velas
cumplieron
su original función
de sudar aire,
el agua
transfirió
su sobresalto
a las puertas
y entretuvo
con risas
las paredes;
redescubro
a mi madre,
por largo tiempo
el ruido
de su sangre
trastornó
corredores
a mis cuerpos;
a trasluz
mi madre
semejaba
un cobertizo
donde guardar
las lluvias
del verano;
comencé
a crecerle
como
una media-vida,
macla
en el punto sur
de su metámero,
decápodo
consumiendo
su calendario solar,
memorizando
el parlotear
de las ballenas,
la resaca
de las anguilas,
plagando
con mis diálogos
las levitaciones
de su vientre;
me instalé
en la parte
más tranquila,
como un amor
que a ciegas
enmudece,
escuchando
otros pasos
que regresan.
imagen gratis del internet