Envia la página a tus amigos
ENTRE EL MARFIL Y EL AGUA
Poema XI

Quántica inverosímil, la gran desconocida frente a mi se
dibuja
desplegando a su paso imágenes que al ojo resultan
imprevistas,
maneras de otros gestos donde su aliento puede en viva
resonancia
cambiar todas las formulas que contienen las cifras donde
la biología
regala al laberinto de la razón, sin prisas,
pájaros, horizontes, el agua de los ríos, la niebla, los cocuyos
y un vértigo de curvas donde el espacio nace redefiniendo el
mundo,
prestándole al instante un modo de experiencia no tenida.
Cómo adentrar el mar que la convive, cómo hundirse en el
ritmo de esa esencia,
cómo montar a plenitud la ola que reconstruye todo
firmamento
a temblores de estrellas, constelaciones de un solitario hacer,
tatuando al sureste del corazón sus más secretos nombres,
poder que nos regala la otra escribanía más allá de los
símbolos
para sentir su inenarrable fuerza conquistando fronteras.
Quién sería capaz de atravesar a el tiburón de su hambre,
las mandíbulas
redefiniendo a potencial de una caricia, el miedo
por caminar la libertad del filo, sin medir consecuencias,
a entrega de cartílago.
Cómo tocar profundidad al espejo, para detrás de toda
expectativa,
aprender a mirar con ojos nuevos la zona vertical de lo
improbable.
imagen gratis del internet